Cómo preparar el Invernaje de una Semirrígida

Cómo preparar el Invernaje de una Semirrígida

Preparar el invernaje de una semirrígida difiere del método de otras embarcaciones por la singularidad de su flotador respecto a las barcas rígidas, y por los elementos que jamás podrían ir en una embarcación totalmente neumática.

El buen tiempo siempre llegará, pero el deterioro que sufren las embarcaciones durante el invierno es asombroso. Por suerte, un buen mantenimiento realizado con productos náuticos profesionales conseguirá que dicho deterioro sea inapreciable.

A continuación te detallamos las claves y consejos para conseguir este efecto positivo que alargará la vida de tu embarcación.

¡Si tu semirrígida se deteriora, que sea por sus muchas horas de navegación! No cuando esté amarrada o a la intemperie.

Invernaje del fueraborda de una semirrígida

Una semirrígida sin fueraborda es un bote con remos. Y una semirrígida sin un buen mantenimiento de su motor es una lotería fácil de ganar donde el segundo premio es una bajada notable del rendimiento motriz. Y el primer premio, un fueraborda gripado.

Para un correcto mantenimiento del fueraborda durante el invierno, recuerda:

Invernaje Fueraborda

Sustituir el aceite en la unidad inferior

Lo conseguirás incorporando un aceite fueraborda limpio, y cambiando el filtro de aceite para acabar con el exceso de agua derivado de su uso continuado durante la temporada.

Es recomendable realizar la sustitución del aceite con el fueraborda caliente, ya que facilitará el drenaje. Para que este drenado sea completo y efectivo, te aconsejamos inclinar el motor en la operación.

Endulzar la refrigeración

Haz circular el agua dulce por el circuito de refrigeración. La sal llega a todos los sitios y es la gran enemiga del buen envecimiento, junto al sol, de cualquier embarcación.

Cuidar el carburador, las transmisiones y las hélices

Es conveniente vaciar la cuba del carburador y, del mismo modo, nunca dejar de lado el mantenimiento de las transmisiones y un elemento tan crucial como la hélice, tan expuesta a los agentes nocivos.

Cubrir el fueraborda

Cubre el fueraborda para protegerlo al máximo.

En la actualidad hay varias opciones:

La primera, adquirir una lona de fondeo que consiga tapar completamente el fueraborda.

La segunda, comprar una funda para fueraborda específica.

La tercera, conseguir una funda para el motor con una dimensión algo superior para que la hélice también permanezca bien tapada.

Invernaje del flotador de una semirrígida

El flotador es lo que distingue a una semirrígida de cualquier otra embarcación. Para evitar su deterioro durante el invernaje es muy importante realizar a conciencia el último endulzado de la temporada, y protegerlo con una funda para que no se vea en una lucha contra los rayos UV todos los días que no esté navegando durante el invierno.

¿Y es mejor que esté inflado durante el invernaje? SÍ, SÍ y SÍ.

Tanto los accesorios como las costuras se mantienen mucho mejor si están sometidos a la presión de aire para la que están diseñados. Otro buen motivo es evitar la injerencia de roedores, que pueden hacer un daño increíble (y caro de reparar) al flotador de la embarcación.

Por otro lado, es recomendable revisar periódicamente la presión del aire, ya que irá disminuyendo de forma natural a causa de las variaciones de temperatura.

Ya sea un flotador de neopreno o un tubular de PVC, hay varios productos náuticos que debes tener siempre a mano para ralentizar al máximo su envejecimiento y, por tanto, alargar su vida útil. Ten en consideración que un flotador de neopreno está preparado para soportar dos décadas. Eso sí, siempre que haya sido bien cuidado.

Invernaje flotador semirrígida

Invernaje de la batería

La batería es uno de los elementos más sensibles a la degradación durante el invernaje. Para asegurar su buen funcionamiento y un menor deterioro te recomendamos, si es posible, su desconexión y almacenamiento en un lugar seguro y protegido de los elementos corrosivos.

En caso de no ser posible, otra opción adecuada es comprar una caja de batería estanca.

Además recomendamos la revisión del cableado y del amperaje, para detectar pérdidas de energía y tomar decisiones sobre cuál es el mejor momento para la sustitución de este elemento básico.

Invernaje del casco de una semirrígida

El casco de una semirrígida es el elemento más expuesto a la entrada de agentes corrosivos: bioincrustaciones, moho, algas, hongos, sal…  y de todos ellos hablaremos más adelante. De hecho, si encuentran alguna fisura en el casco de fibra de vidrio, sabrán qué ahí es donde pueden generar más daño. Por este último motivo te recomendamos tener siempre protección en la quilla.

En el caso de las semirrígidas de aluminio este efecto corrosivo se reduce ampliamente. De hecho, estas últimas ni presentan fisuras (en todo caso, se abollan).

Invernaje Casco Semirrígida

Invernaje de los desagües de una semirrígida

Es muy importante revisar la estanqueidad de tu semirrígida. Para ello es recomendable una revisión del buen estado de las válvulas, mangueras, tapones y, sobre todo, de la bomba de achique.

Cualquier obstrucción o deterioro podría influir en aspectos importantes de la navegación.

Invernaje de los elementos metálicos de una semirrígida

El ambiente marino es muy propicio para generar óxido en los elementos metálicos de una semirrígida.

El aspecto poco estético de una mancha de óxido es el menor de los problemas. Cuando un elemento se oxida está transformando sus moléculas en otras muy distintas, y si afectan a los elementos necesarios para el movimiento de la embarcación pueden suponer un inconveniente muy grave a medio plazo.

¿Cómo prevenir o eliminar el óxido?

En la actualidad hay productos náuticos profesionales y específicos para la prevención y eliminación del óxido en las semirrígidas.

Es importante adelantarse a estas circunstancias, por lo que es mejor prevenir que eliminar.

Protección contra los agentes corrosivos marinos y ambientales

Los agentes corrosivos de las embarcaciones semirrígidas se dividen en orgánicos e inorgánicos.

La corrosión orgánica o bioincrustación

Hay más vida bajo el agua que sobre ella. Siempre fue así, desde el principio de los tiempos. Y esa proliferación orgánica actúa como agente corrosivo que afecta principalmente al casco de las semirrígidas, y en menos medida a los bajos del flotador.

Hongos y moho

Para proteger barcos de los hongos y el moho hay productos específicos. El daño que producen en el casco es proporcional a la merma de las capacidades de la navegación de una semirrígida.

Microorganismos

Las bioincrustaciones conviven con la náutica. Para protegerse de esta pequeña o minúscula fauna acuática encontrarás artículos muy efectivos. El más conocido, el antifouling o pintura patente.

La corrosión inorgánica

Los protagonistas de la corrosión derivada de elementos inorgánicos son el sol y la sal.

Rayos UV: amor y odio

Un día soleado es perfecto para navegar, pero a su vez los rayos UV dañan de forma continua la embarcación. De hecho, todos sus componentes.

Es una relación parecida a la que tenemos los seres humanos con el oxígeno. Sin él no podríamos disfrutar de la vida, pero al respirar durante años oxidamos y envejecemos nuestras células.

¡Una relación de amor y odio! Pero para conseguir una relación duradera podemos hacer algo por nuestra embarcación: Protegerla del sol cuando no lo necesitemos, y cubrir la embarcación durante el invernaje es clave si su lugar está en la intemperie.

La sal y las semirrígidas

La sal no es como el sol. No trae ningún beneficio. Es la gran enemiga de toda embarcación y sus componentes.

La primera y gran recomendación: ENDULZA BIEN TODA LA SEMIRRÍGIDA, SIEMPRE.

Además, conviene tener a mano desalinizadores náuticos para actuar directamente sobre las zonas más ocultas de la semirrígida. ¡Incluso hay eliminadores de sal específicos para fueraborda!

El mejor Invernaje para una semirrígida

Esperamos desde Cobra Rib Boat que estos consejos te hayan servido para hacerte una idea de la importancia de esta etapa del año.

Si eres un navegante experto, que al menos sirva para recordarte algún aspecto que hayas podido olvidar con el tiempo. Son muchas las acciones posibles, al fin y al cabo.

Seguiremos aportando contenido útil sobre el atractivo mundo de las embarcaciones semirrígidas.

Como a ti, nos encantan las virtudes de incorporar un buen flotador al casco de una embarcación. ¡Hasta la próxima, navegante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *